Translate

domingo, 7 de agosto de 2016

¡DEJEMOS DE SER ESPECISTAS!


     La Corraleja es una fiesta popular del caribe colombiano, donde en una plaza se torean novillos de varias ganaderías de la región, en diferentes departamentos del Caribe Colombiano. En Còrdoba, por ejemplo, se resaltan las "tardes taurinas" de municipios como Cotorra, Planeta Rica, Cereté, Ciénaga de Oro, San Carlos, entre otros.
Anteriormente se celebraban en Sincelejo, Departamento de Sucre y hasta en Montería, Còrdoba, como tierra ganadera. Sin embargo fueron suspendidas en estas dos ciudades las tardes taurinas con justa causa. 
     Ayer me preguntaba una compañera de caminos,  quien  asiste a las tradicionales fiestas del Municipio de Ayapel... ¿Te gustan las Corralejas? y se me vino a la mente un mural que vi en mi Alma Mater que decía"la tradición no puede estar por encima de la razón". Le respondì, Corralejas sì, pero no asì...


 Respeto a todo aquel quien piensa diferente respecto al tema no acostumbro a entrar en polémica, pero ¡dejemos de ser especistas! 
Si bien los aficionados se fundamentan en que tienen el derecho a disfrutar de estos eventos, pero  si bien nos dice una frase anónima que, nuestros derechos  y libertades terminan donde comienzan los de los demás. Y es que los animales no humanos, también tienen derechos. 
    Las cosas como son, es una realidad que en estos espacios los animales no humanos y humanos se ven directamente expuestos al maltrato. Es casi imposible que estas fiestas se pueda realizar algún tipo de control y reglamentación, pues en si mismas son un despliegue de cientos y miles de personas y animales, por lo cual control al conglomerado es muy difícil.     
En mi opinión se debe reflexionar sobre ésta heredada tradición, los gobernantes deben encontrar alternativas que unan a los pueblos, pero que de ninguna manera sigan poniendo en riesgo la integridad de seres vivos, porque siendo sinceros, esa es la realidad.  
Que bonito seria aprovechar la euforia de todo un pueblo para promover actividades culturales, que respeten y defiendan la vida, el Patrimonio Natural de cada pueblo, donde se visibilice la verdadera Cultura de los pueblos, no la heredada de Españoles.  


     La mayoría de nosotros somos especistas de una forma u otra y debemos aprender la Empatia y el Respeto hacia toda forma de vida, ver y valorar a los animales no humanos simplemente por lo que son, Seres Vivos como nosotros.  Comprender que todo ser vivo siente con cada célula que lo conforma. No quiero imaginar hasta donde puede llegar el limite de la crueldad humana. 
    Aclaro, NO soy vegetariana, ni vegana, ni pertenezco a la Religión Budista o a algún movimiento animalista. Pero no hace falta serlo para comprender que todos somos uno y lo que le haces a otros, de alguna manera te lo haces a tì mismo. Asì pues como, el Secretario General de las  Naciones Unidas Ban Ki-moon dice:
"Exhorto a todos los ciudadanos, gobiernos, a desempeñar el papel que les corresponde en la protección de los animales salvajes y las plantas silvestres. Las medidas que adoptemos cada uno de nosotros determinara el destino de nuestra Fauna y Flora y la del mundo. Està en nuestras manos, en las decisiones grandes y también en las pequeñas." 
    La tauromaquia, entre tantas cosas, como “arte de lidiar toros” es un ejercicio simbólico de dominación, hace parte de la tradición y muchos la confunden con la cultura, pero en términos educativos es un mal mensaje, sobre todo en tiempos en que se habla de PAZ con el Ambiente.